Consecuencias de la contaminación ambiental en mascotas y su manejo antizootóxico.

diciembre 13/2017

Todos los animales al igual que los humanos están inmersos en un medio ambiente cada vez más contaminado, con mayor agravante en las ciudades y zonas de gran actividad agrícola. Muchas ciudades en Colombia (Medellín, Bogotá, Cali), y el mundo, se encuentran en emergencia ambiental y el oxígeno indispensable para la vida se encuentra enrarecido en un aire cada vez más cargado de tóxicos.

Debido a esto, las mascotas pueden presentar con frecuencia ciertas enfermedades como conjuntivitis, alergias respiratorias, bronquitis, tos, neumonías, hasta cáncer de pulmón, pues las mascotas son fumadores pasivos. Se destacan más este tipo de casos en regiones agrícolas donde las quemas siguen siendo frecuentes, por ejemplo, en las zonas de caña de azúcar. La falta de lluvias y el efecto invernadero, también aumenta los niveles dramáticamente por la acumulación de toxinas ambientales con alza de la temperatura ambiente. Así, las necropsias a animales como, palomas, caninos, felinos, entre otros, demuestran daños y pulmones negros con alta concentración de plomo y residuos ambientales.

Por los niveles de ruido cada vez más altos por autos, música, industria, se presenta otro tipo de contaminación que es la contaminación auditiva, los animales como los perros, sufren en exceso, debido a su alto grado de sensibilidad auditiva, ellos perciben sonidos con longitudes de onda indetectables por el hombre. Este tipo de contaminación, causa miedo, temor, estrés constante, hasta ruptura de tímpanos, con inmunosupresión por exceso de glucocorticoides, alteraciones de comportamiento y baja de producción de carne y leche.

Las fuentes de agua y ríos presentan grandes niveles de químicos, tóxicos, insecticidas, metales, etc, como producto de la actividad agrícola e industrial. El agua  potable,  utilizada en bebida directa y preparación de alimentos para consumo, aunque tenga condiciones organolépticas, bacteriales, transparencia, y sea teóricamente consumible sin efectos adversos para los seres vivos, contiene niveles “permisibles” por la ley de aluminio, antimonio, arsénico, bario, boro, cadmio, cianuro libre y disociable, cloroformo, cobre, cromo, fenoles, mercurio, molibdeno, níquel, nitritos, nitratos, plata, plomo, selenio, grasa y aceites, insecticidas como glifosato y malation.

Así animales y humanos que la consumen permanentemente, pueden sufrir según su individualidad desde trastornos diarreicos, lesiones agudas, crónicas, cáncer en hígado, los riñones, sistema nervioso, y alteraciones hormonales.

Para contrarrestar los efectos de la contaminación ambiental, la medicina antizootóxica propone planes de desintoxicación periódicos de los tejidos conectivo y celular del animal, cada 3 a 6 meses según el grado de exposición, por 20 días, de forma preventiva. Se regulan con medicamentos antihomotóxicos, en pequeñas dosis seguras y no tóxicas, activando la captación y eliminación de las toxinas acumuladas en el organismo de los animales y personas, por los órganos emuntoriales, especializados en el drenaje, como el hígado, intestino, pulmón, piel, riñón, sistema linfático y venoso.

El tener un organismo limpio de toxinas, asegura entonces una buena salud general, física y comportamental. Los medicamentos antizootóxicos facilitan la adaptación y regulan el sistema nervioso ante el estrés auditivo, mejorando el comportamiento y la producción animal. También son inmunoestimulantes previniendo y tratando las enfermedades infecciosas, agudas y crónicas de todo el organismo, por estimulo de macrófagos limpiadores y detectores de agentes patógenos, producción de células defensoras como linfocitos TH3 y de sustancias inmunomediadoras como las citoquinas. A nivel respiratorio y ocular controlan las alergias, infecciones y el ritmo respiratorio sin somnolencia y baja de actividad.

El ambiente totalmente sano es ya difícil de encontrar, pero es saludable para familia y animales, hacer ejercicio diariamente y realizar viajes a zonas rurales más limpias para terapias de oxigenación.

Hugo Leiva K.
Director científico.
Línea veterinaria LHA

Categorias: Todos

2 Comentarios

  1. Angela Lopez dijo:
    17 enero 2018

    Excelente articulo! especialmente para aquellas personas que consideramos nuestras mascotas como parte de la familia. Ademas, no nos damos cuenta de que la contaminacion ambiental tambien les afecta y demasiado. Gran aporte!

    • Administrador Web
      24 enero 2018

      Buenos días, Ángela.
      Gracias por leernos. Para nosotros es muy importante tu opinión.
      Ten un feliz día.

Deja un Comentario