Hablemos del Coronavirus canino

abril 3/2020

En medio de la crisis sanitaria mundial por el COVID-19, la desinformación reinante han surgido muchos rumores por ignorancia o mala intención que crean pánico relacionando el Coronavirus de los animales con el coronavirus humano. Los coronavirus forman una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades en animales y en humanos y su nombre deriva de la forma de corona que tienen. Aunque pertenecen a la misma familia, está demostrado como el coronavirus animal no afecta al hombre, y a su vez el COVID-19 no afecta al animal. Así las mascotas no desarrollan ningún papel en la enfermedad provocada por el coronavirus.

El nuevo coronavirus humano afecta la mucosa respiratoria causando una Infección Respiratoria Aguda (IRA), que puede ser leve, moderada o severa. Puede producir fiebre, tos, secreciones nasales (mocos) y malestar general. En los casos más graves, el paciente desarrolla una neumonía que en las personas mayores puede resultar mortal. En cambio, en otros casos las personas son asintomáticas.

A diferencia del SARS, que afecta más que todo a personas mayores, el Coronavirus canino afecta más que todo a los cachorros. El coronavirus canino provoca una infección aguda intestinal, que no se cronifica. El virus se elimina por las heces, siendo la vía de contagio el contacto feco-oral. Los síntomas más frecuentes son Temperatura superior a 40ºC, temblores, vómitos, deshidratación, pérdida de apetito, diarrea fétida y sangre y moco en las heces.

Desgraciadamente el tratamiento no es específico, es sintomático porque no existe medicación alopática antiviral segura, se hidrata y maneja antibióticos para evitar infecciones bacterianas segura. La medicina antizootóxica es un complemento ideal en prevención y curación  segura pues utiliza  inmunoreguladores y protectoras de mucosa digestiva en microdosis que van a fortalecer y proteger el sistema inmune y aparato digestivo  inmaduros aún en los cachorros. También se puede acelerar el desarrollo del sistema inmunitario en cachorros mediante inmunonutrientes como son los nucleótidos, las inmunoglobulinas y estimuladores del microbiota como los prebióticos.

Además los propietarios pueden estar seguros pues los Médicos Veterinarios manejan protocolos de limpieza y desinfección rigurosos con bactericida/fungicida y viricidas que impiden el contagio y/o transmisión de los virus, bacterias y hongos entre los animales y las personas. La única forma de trasmisión por animales sería su papel de trasmisores pasivos como fómites trasportando secreciones de personas infectadas en su pelo. Por ello el Perro de personas infectadas debería ser desinfectado con shampoos medicados veterinarios, y también ser aislado con su propietario, no por estar infectado sino por ser trasmisor de secreciones de los amos. Para prevenir contagio por este medio es sencillo, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón y lavarse las manos con alcohol.

Hugo Leiva K.
Director científico.
Línea veterinaria LHA

Categorias: Línea Veterinaria

Deja un Comentario