Llegando al envejecimiento sano con Medicina Antizootóxica.

septiembre 28/2020

Con el avance de los conocimientos de la Medicina Veterinaria, se han mejorado las condiciones de vida, alimentación y conciencia de la naturaleza sensitiva del animal brindando una mayor esperanza de vida. Así tenemos una oportunidad creciente de observar y acompañar el envejecimiento, proceso natural en la vida por acción del tiempo que comienza desde el nacimiento mismo. La vejez no es una enfermedad en sí,  el mal manejo con alimentación toxica, el estrés y  pérdida del comportamiento de especie por  humanización y  la contaminación ambiental han llevado a que se asocie erróneamente la vejez con enfermedad, dando importancia a la Geriatría Veterinaria que se ocupa de los trastornos que sufren los animales de edad avanzada.

Senescencia es el conjunto de modificaciones programadas genéticamente,  morfológicas y fisiológicas, continuas, progresivas manejables con diversas medidas pero en la mayoría de los casos irreversible pues se manifiestan progresivamente con el tiempo. Hay una disminución progresiva de la capacidad de adaptación energética, celular, orgánica, sistemática, comportamental que evitan: el mantenimiento del equilibrio interno; el  manejo del estrés ambiental externo;  y de la capacidad de respuesta a los agentes dañinos por baja del sistema inmune. Cada animal es un mundo y tendrá un ciclo senescente individual que  varía enormemente de ser vivo en ser vivo. En general su aspecto se deteriora, los gatos no se acicalan y permanecen sucios, juegan e interactúan menos con los propietarios, pueden volverse intolerantes y agresivos,  disminuyen el  consumo de agua y alimento, defecan y orinan en sitios inadecuados o no controlan esfínteres,  cambian de peso aumentando o disminuyendo su  peso corporal por mala asimilación y manejo de nutrientes.

Desgraciadamente pueden aparecer y acelerarse por el acumulo de toxinas de origen externo ( Cloro, conservantes, químicos, colorantes, insecticidas, toxinas alimenticias de alimentos)  e interno ( Metabolitos de las reacciones químicas, residuos de oxidación, como los  Radicales libres), prácticas como la castración, los procesos de deterioro paulatino de órganos y sus funciones asociadas. Se manifiestan así cambios patológicos del comportamiento, degenerativos como insuficiencia renal y hormonal, el metabolismo de calcio y la síntesis ósea de enfermedades articulares (displasia de cadera y artrosis),  obesidad, vómitos y diarreas crónicos, problemas cardiovasculares y respiratorios,  cambios en las piel (masas, lipomas), ulceras que no curan, cambios etológicos marcados, ,  cardíacas , degeneración hasta cánceres.

Para obtener un paso a la Senescencia, una vejez naturales con cambios no dañinos, debe conocerse por parte del propietario, enseñado por el Médico Veterinario, el comportamiento natural de cada especie, y no humanizarlos para no causar dependencia y miedo excesivo síntomas del estrés crónico que afecta a todo el organismo,  pues todos los órganos son interdependientes. Se debe utilizar alimentos y agua con mesura como los que quisiéramos consumir, nutritivos y de calidad para evitar intoxicaciones crónicas y obesidad. Debe facilitarse la actividad física, mínimo 1 hora al día de paseo, y ambientes enriquecidos con juguetes y formas de distracción para las horas de espera del dueño.

A nivel de acompañamiento para optimizar el proceso de desgaste y dar una vida sana de buena, la Medicina Antizootóxica tiene varios posibles aportes.   La longevidad está directamente atada a la intensidad de la producción y gasto de energía ATP, las reacciones químicas, el metabolismo (todos productores de metabolitos oxidantes) , y la eliminación de los deshechos y  radicales libres del tejido conectivo o matriz extracelular . Si no se controla biológicamente y periódicamente pues el aporte es constante, se pierde el equilibrio orgánico, se ensucian los tejidos, y se presenta pérdida de función general progresiva con la edad con daños del ADN, las macromoléculas (proteínas, lípidos, Carbohidratos) componentes de todas las células. Gracias a los planes de detoxificación antizootóxicos periódicos, con microdosis seguras de componentes naturales, se limpian y eliminan  los deshechos. Se hace por los órganos eliminadores de toxinas como la piel, riñon, pulmón, hígado, intestino y riñón manteniendo el equilibrio interno en un cuerpo limpio, facilitando las  funciones energéticas, físicas y  nerviosas durante toda la vida.  Además la medicina biológica regula la producción de ATP , la absorción intestinal y la utilización hepatopancreáticas de nutrientes optimizando la producción constante de energía  necesaria para las supervivencia y actividad celular.  Como se trabajan dosis muy bajas, son seguros e inmunoreguladores: regulan la inflamación, el dolor  y las  defensas ante agentes infecciosos.  También es posible utilizar medicamentos con tropismo por los diferentes sistemas (nervioso, piel,  hepato-pancreo digestivo, hormonal, articular, cardiocirculatorio, respiratorio)  previniendo,  controlando y recuperando el desgaste fisiológico, estructura y funcionamiento de los diferentes órganos según el daño.

Como vemos podemos facilitar y preparar la vejez sana de nuestras mascotas de forma segura con medicamentos antizootóxicos, combinados con ejercicio físico, alimentación sana y manejo responsable de los propietarios, guiados por sus Médicos Veterinarios de confianza.

Hugo Leiva K.
Director científico.
Línea veterinaria LHA

Categorias: Línea Veterinaria

Deja un Comentario