• cmweb7

Desórdenes alimenticios: Mucho más que comer.


En los últimos 50 años, ha aumentado todo tipo de desórdenes alimenticios desde Anorexia, bulimia, hasta hiperfagia y polifagia. Las causas más probables del aumento de estos síntomas alimentarios tienen que ver con problemas emocionales, que vienen desde la infancia como creer que los niños con sobrepeso son más saludables, que comer en exceso ayuda a crecer y tener menos posibilidades de enfermar, o simplemente suplir problemas afectivos dando alimento, el otro lado de la moneda está el creer en los estándares de belleza dados por la televisión, cine, revistas y por supuesto las redes sociales. Esta falsa imagen humana es impulsada por sus modelos que rayan en el borde de la desnutrición sin pensar en la salud.


Los parámetros de belleza actuales están dados por la figura rectilínea, casi sin curvas; mantenida por dietas con grandes restricciones calóricas y ejercicio físico sin una adecuada guía. Solo buscando una apariencia preestablecida por las casas de moda y belleza, que, a la hora de la verdad, yo pienso que lo que buscan es ahorrar en tela y hacer pensar a los consumidores que esa figura es sana y da felicidad, prestigio y elegancia, olvidando los grandes sacrificios que deben hacer las modelos, presentadoras y actrices por mantenerse en forma, muchas veces haciendo su vida no tan feliz como creen los fanáticos.


Los pacientes con Anorexia hacen ejercicio físico en exceso, toman laxantes o diuréticos o se provocan el vómito; aparece en personas con problemas de insatisfacción personal. Buscan un cambio en su aspecto físico, y la pérdida de peso constituye un "éxito" que aumenta su autoestima. Pacientes con bulimia, se preocupan por su peso y forma corporal. Se juzgan severamente y aumenta cualquier defecto que percibe de el mismo para deshacerse de las calorías que consume y evitar aumentar el peso, ellos también utilizan varias formas como provocarse el vómito con regularidad, usar laxantes de manera indiscriminada, entre otros.


Los problemas de Anorexia y bulimia suelen traer asociadas complicaciones tanto físicas como mentales: trastornos o desaparición de la menstruación, alteraciones en los huesos como, osteopenia y osteoporosis, que llevan a fracturas y deformidades óseas, incluso en edades tempranas, piel seca y agrietada, caída del cabello por falta de vitaminas y oligoelementos.


En general los problemas alimenticios pueden producir no solo cambios en la apariencia de las personas, sino también pueden producir quebrantos en la salud que pueden llegar incluso a la muerte.


Antojos por estrés y ansiedad

Hablemos ahora de los conocidos antojos, el antojo se define como: Deseo impulsivo, vehemente y arbitrario de una cosa, casi siempre relacionado con mujeres en embarazo, pero la realidad es que los antojos pueden aparecer por múltiples situaciones.


Pero hay un antojo que esta aumentado cada día más y es el antojo por comer en exceso debido a situaciones de tristeza, estrés y ansiedad, pero incluso por puro aburrimiento.


La vida diaria, actualmente está relacionada con sedentarismo, estrés y situaciones de ansiedad extrema tanto familiares, como laborales. Sentir ansiedad por comer es una señal de que llevamos demasiado tiempo sin escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y de nuestra mente. Entonces el síntoma, aparece como una llamada de auxilio o para que podamos devolver la mirada hacia nosotros mismos y cubre nuestras carencias.


¿Cómo gestionar nuestras emociones?

Si no tenemos las herramientas necesarias para gestionar esta emoción, puede terminar en que estemos constantemente picando alimentos y bebidas de todo tipo. De la silla a la cocina, de la cocina a la cama, abriendo los armaños para ver qué podemos comer. Un poquito de chocolate, un poquito de pan y ese poquito a poco se va convirtiendo en un gran peso, que no nos deja avanzar en mejorar y buscar solución a aquellos propósitos y metas que queremos alcanzar.


El problema, no son los alimentos que comemos, sino que el problema aparece cuando no sabemos escuchar el mensaje que la ansiedad tiene para nosotros, porque lo tapamos con comida cuando no queremos escuchar a nuestro cuerpo, sino que vivimos en pensamientos de ansiedad, angustia y depresión.


 

Características del hambre emocional

Necesidad de comer, aunque no se sienta hambre fisiológica.

Comer de forma impulsiva.

Sentimiento de culpa.

Comer para estar mejor.

 

Recordemos si vivimos en el pasado estamos deprimidos, si vivimos en el futuro estamos ansiosos, sino disfrutamos el presente tenemos estrés.


La solución es reconocer que se tiene un problema alimenticio y segundo buscar ayuda de un profesional que maneje medicina Antihomotóxica con productos homeopáticos, para hacer un tratamiento integral, mente, cuerpo y espíritu y lograr salir de esta alteración emocional sin tomar medicamentos que creen adicción y sin efectos secundarios, además, a través de estos se logran controlar todos los síntomas producidos por cualquier enfermedad que implique trastornos alimentarios tanto en niños como adultos.


Busca un médico que utilice medicina Antihomotóxica y veras luz al final del camino. ¡Ve a nuestro directorio médico e inicia tu tratamiento!



Dr. César Augusto Monsalve R

Asesor Científico LHA. Médico y Cirujano, especialista en medicinas Alternativas y Complementarias, Escuela de Medicina Juan N Corpas. Diplomados en Ozonoterapia, Acupuntura, Biopuntura, Terapia Neural y medicina funcional


 
 












134 visualizaciones0 comentarios